No me vendas un coño

Publicado: 11 marzo, 2007 en Gente

Fumar es un vicio pajúo pero ese es mi vicio. ¿Cuál es el peo? ¿Que esa mierda me va a joder los pulmones? Seguro me muero de un infarto cogiendo una arrechera antes de que se me ennegrezcan los cabrones esos.

La vaina de fumar es que es más fácil conseguir una caja de cigarros que una de chicles. Así quién coño va a dejar de fumar. Para donde voltees hay un hijo de puta vendiendo cigarros de esos Marines de a tres por locha. Es más, no tienes cigarros, no importa, siempre hay un coño de madre que se las quiere dar de samaritano solidario y te regala uno.

Ayer me metí en una arepera y no iba a comer. Es que aquí no venden cigarros en las farmacias de vaina. Entré sin saber si vendían cigarros, pero lógicamente lo primero que vi fue la vaina esa donde meten las cajas de todas las marcas habidas y por haber. De pinga, saco mi billete y espero que me atiendan.

Había un carajo en la cocina pasando coleto que me vio y siguió pasando coleto. En una esquina del mostrador estaba un culo. Buena la carajo. En una de las mesitas estaba un gordo comiéndose una mierda que de seguro era de chicharrón con pelos. Pero no había un solo mamagüevo que viniera a atenderme.

Hasta que salió un carajo también de la cocina, pero ni me vio. Fue directo hasta donde estaba el culo. Pensé que iba a atenderla pero no, era que se conocían y parece que habían dejado una conversación a mitad de camino. Conversación que rápidamente pasó a nivel de tocadera y el carajo sobando a su culo ridículamente inclinado sobre el mostrador. Y la abrazaba.

A mí esa vaina me enternece así que no dije nada. Seguí esperando porque seguro que en cualquier momento me atendían. Pero coño, hasta la ternura tiene un límite. Empecé a mirar hacia la parejita que reía y hablaba la paja hereje. Lancé un silbido. Nada. Me saqué el llavero y di dos golpes en el mostrador. Nada. Pero yo muy discreto, no iba a interrumpir el sobamiento de hombros que tenía el carajo con el culo.

Así que agarré mi billete, lo metí en la cartera, maldije a la madre que parió al hijo de puta que no me atendía y me fui. Cuando iba saliendo, ahí sí, el hijo de puta me pega ese grito:

-¡Señor, señor, venga que lo atiendo, dígame qué quería!

Pude decirle que lo que quería era amarrarlo con alambre de púa, sentarlo en la plancha y echarle una ladilla en los sobacos mientras me ponía yo a sobar al culo y a abrazarlo y a meterle mano, pero era una carajita y además era muy linda y ella no tenía la culpa. Así que le dije simplemente:

-¡No me vendas un coño!

Y me fui pal coño.

Anuncios
comentarios
  1. Dario dice:

    jajaja Me pregunto ke hace El link D’ mi space aka =S!

    Es todo xD !!!

    Respondan si !

  2. VIRGINIA DE LA ROSA dice:

    AJAJAJAJAJA, BIEN ECHO MI PANA AJAJAJA.

  3. delimce dice:

    no compres un coñooooooo

  4. Fernanda dice:

    No Compres Una Verga…Parguete!!! jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s